La crianza de los cachorros

La crianza de los cachorrosDurante las dos primeras semanas de vida, los cachorros pasan la mayor parte del tiempo mamando y durmiendo. Durante este período dé de comer a la madre hasta cuatro veces al día y asegúrese de que siempre tiene agua.
Procure que la dieta de la madre tenga suficiente calcio durante la época de cría. Una dieta comercializada aportará todos los nutrientes necesarios. Existen dietas preparadas para la época de lactancia que también pueden servir para los cachorros cuando empiezan a ingerir sólidos. Si usted prepara la comida en casa será preciso que le añada calcio. Que podrá adquirir en polvo fluido o tabletas en el veterinario.
La mayoría de las hembras prefieren que no se las moleste durante las dos o tres semanas posteriores al parto.

Llévela fuera para que haga sus necesidades tres o cuatro veces al día y durante estas ausencias, aproveche para asear el lecho dos veces al día. En cuanto al resto del tiempo, déjela sola, a no ser que pida estar en compañía. Algunas hembras pueden mostrar agresividad durante esta época, lo cual podría resultar un problema.
Si, por tratarse de una carnada numerosa, la hembra no puede alimentarlos a todos, es posible que necesiten un suplemento alimenticio. Para estos casos, existen preparados específicos que usted les podrá dar con la ayuda de un biberón.
El número aproximado de una camada de una hembra de tamaño mediano o grande es de entre seis y diez cachorros.
Más de diez, podría ser un problema, aunque algunas madres pueden criar a toda una carnada numerosa sin ninguna ayuda.
Es preciso que verifique que todos los cachorros se alimentan bien y que tienen el estómago lleno. Si alguno está más delgado y chilla con mucha frecuencia, es probable que no reciba el suficiente alimento. En caso de duda, consulte con el veterinario para que pueda evaluar la situación. Generalmente, el suplemento alimenticio basado en leche y preparados ha de darse a los cachorros por turnos: cada dos o tres horas media camada se amamantará y la otra media se alimentará con el preparado, y así sucesiva y alternativamente.
Entre los diez y los catorce días, los cachorros empezarán a abrir los ojos, a moverse ya jugar. A partir de las dos semanas, tienen que empezar a ingerir comida sólida cuatro veces al día. Les puede dar cereales para niños, comida enlatada para cachorros o ralladuras de carne congelada que posteriormente haya dejado derretir a temperatura ambiente. Tal y corno se ha mencionado, existen preparados comercializados que son muy aptos para la crianza de los cachorros.
La madre suele regurgitar comida para los cachorros, lo que es una práctica totalmente normal y se debe permitir que los cachorros la coman.
A partir de las dos semanas de edad, se debe medicar a los cachorros contra parásitos intestinales cada catorce días, mediante pastillas o compuestos disueltos. Este tratamiento es fundamental, ya que los cachorros se infectan con lombrices antes de nacer. Independientemente de los cuidados que hayan recibido, la mayoría de las hembras son portadoras de larvas de lombrices enquistadas en el tejido corporal.
Cuando comienza el cambio hormonal del embarazo, estas larvas se desarrollan y extienden por la placenta hasta llegar a los cachorros. También es preciso que la madre reciba un tratamiento contra los parásitos intestinales cada dos semanas durante la época de lactancia de las crías, ya que, al limpiar los parásitos de los cachorros, la hembra vuelve a infectarse.
A partir de las tres semanas de edad, es importante que los cachorros empiecen a tener contacto con las personas para que se acostumbren a que los toquen. Si acuden visitas para ver a los cachorros, asegúrese de tomar las precauciones necesarias para evitar la transmisión de enfermedades víricas. Pida a las visitas que se quiten los zapatos y se laven las manos antes de coger a los cachorros.
También es importante que a partir de las dos o tres semanas, los cachorros se acostumbren a orinar y defecar en una zona fuera del lecho. Cubra esta zona con periódicos o bien deposite un; bandeja con tierra. Si la temperatura es cálida, puede llevarlos a una zona de hierba en el exterior.
Los cachorros deben estar con sus nuevos dueños a partir de las siete u ocho semanas de edad. Es preferible que sean vacunados por primera vez antes de abandonar el lecho de la madre. La mayoría de los veterinarios aplican un descuento cuando se trata de las vacunas de la camada: recuerde que es muy aconsejable que todos los cachorros pasen un examen médico antes de ponerlos a la venta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: